Sant
Antoni

Un legado histórico de nuestras raíces

El Sant Antoni es especial en Els Ports. Es una de las fiestas más antiguas, que remonta su origen a la época medieval. Es la principal fiesta del invierno en todos los pueblos y guarda elementos comunes entre ellos, aunque cada uno tiene su singularidad. El más destacado, por conservar más elementos medievales y por tener la declaración de Bien de Interés Cultural y de Fiesta de Interés Turístico, es el de Forcall, que siempre se celebra el fin de semana más próximo al 17 de enero.

 

La “Santantonada” es la fiesta del fuego y la principal celebración del sector primario. Esta celebración mezcla ritos paganos con paisajes del cristianismo. Las tentaciones, el fuego purificador y la lucha entre el bien y el mal centran muchas actividades de los Sant Antonis.

 

Uno de los elementos comunes en las Santantonadas es el fuego. El fuego es símbolo de la purificación y de la renovación de la vida, quemando los malos espíritus representados por los demonios. En las plazas de los pueblos se instala un mayo, sobre el que se cargan cientos de quilos de ramaje, formando espectaculares barracas. Éstas arden, mientras que las botargas o los demonios danzan a su alrededor.

 

En muchos pueblos se representa la Vida de San Antonio. Es una escenificación de la lucha entre el bien y el mal, en la que San Antonio resiste a las numerosas tentaciones de los demonios.

 

El carácter religioso de la celebración está presente en diferentes actos solemnes, como las Misas, bendiciones de animales o procesiones. También hay actos lúdicos y populares, como representaciones de las labores agrarias, las Grupas, bailes y fiestas.

 

Las fiestas de Sant Antoni también tienen sus pastas típicas. Para ello, los mayorales de la fiesta se encargan de plantar calabazas y de hacer una confitura que rellana la pasta, que se elabora con harina, aceite, aguardiente y azúcar.

GALERÍA DE FOTOS/