top of page
elsports_pueblos_castellfort_cabecera.jpg

CASTELLFORT

ABRUPTO E IMPONENTE

Rodeado de una orografía accidentada, con barrancos que han excavando auténticos cortes y alturas que superan los 1300 metros, y encumbrado en una muela entre paredes naturales de piedra en seco encontramos Castellfort. Un paisaje impresionante que podemos divisar desde “la ventana del mirador” del mismo casco urbano. Paseando por sus calles descubriremos los Porches, del siglo XVII y XVIII, que antiguamente cumplían la función de lonja comercial, el Ayuntamiento, la fachada del cual es la más importante a nivel artístico, la Iglesia Parroquial, del s. XVIII, estilo neorrenacentista y elegantes proporciones, la “Cofradía de los Letrados” u otros edificios como la Casa de los Marqueses de Castellfort, los Montserrat y “Las Capillitas”.
En las afueras de la localidad, a 1282 metros de altura, destaca la ermita de Sant Pere, lugar de numerosas peregrinaciones. Iglesia de grandes dimensiones, de arquitectura románica de transición y gótica del s. XII-XIII, una de las más antiguas de Castelló. También encontramos otras ermitas en las afueras, como la Mare de Déu de la Font o la de Santa Llúcia.

elsports_pueblos_castellfort_imagen.jpg

ARQUITECTURA RELIGIOSA

Ermita de Sant Pere: declarada Bien de Interés Cultural, del s. XII-XIII, de arquitectura románica de transición y gótica, una de las más antiguas de la provincia de Castelló. A 1282 metros, lugar desde el cual se pueden localizar extensas vistas de la comarca.

Virgen María de la Font: Conjunto de edificaciones que se agrupan entorno en una plaza, como la Iglesia, la hostería, lugar para las caballerías y la Sala Pintada.

Iglesia Parroquial: Construida en el s. XVIII, de estilo neorrenacentista y elegantes proporciones.

Santa Llúcia: Conjunto de edificaciones que forma una masía habitada. La ermita conserva un magnífico empedrado de cantos rodados que configuran un laberinto.

HISTORIA Y NATURALEZA

Rambla de Celumbres: Paisatge de gran singularitat i bellesa entre Cinctorres, Castellfort i Portell. Destaca el llit de la Rambla, amb els seus vertiginosos penya-segats rocosos i diverses fites paisatgístiques, com la Roca Roja, la Roca Parda i la Roca del Corb.

Pedra en sec: Edificacions construïdes de pedra en sec com a refugi de pastors. El millor lloc per admirar la pedra en sec són els voltants de Sant Pere i de camí a Vilafranca.

Poblat ibèric: Restes de poblat fortificat, descoberts recentment en excavacions arqueològiques. Éstes han tret a la llum el “Castell de Castellfort”, que tenia torres i muralles, i proper a aquest punt, s’han descobert més restes.

TRADICIÓN E HISTORIA

Castellfort respira tradición e historia. La ermita de Sant Pere es el punto final de varias peregrinaciones, como la de Catí o els peregrins de Portell. Además, la población de Castellfort peregrina a otros puntos del término municipal durante varias rogativas, como a la Mare de Déu de la Font.