top of page
elsports_pueblos_vilafranca_cabecera.jpg

VILAFRANCA

LA PIEDRA EN SECO DIBUJA EL ENTORNO

Vilafranca es la segunda localidad más grande de la comarca de Els Ports y se encuentra en las estribaciones más orientales del Sistema Ibérico, a 1126 metros sobre el nivel del mar. Cuenta con una orografía abrupta, con alturas que van desde los 730 metros hasta los 1656, punto más elevado de la comarca. Precisamente, este enclave montañoso hace que sea un área de gran riqueza faunística y de gran variedad de flora. En su término municipal encontramos lugares de gran interés geológico y encanto paisajístico, como el Barranco de la Fos, las Cuevas de Forcall o el Bosque Palomita. Visitar Vilafranca es retroceder en el tiempo y sumergirse en la vida rural de antaño, para descubrir una forma de arquitectura de gran valor: la piedra en seco. Esta arquitectura, hecha únicamente con piedras y las manos de los vilafranquinos, ha transformado el paisaje y ha dejado un impresionante legado. En Vilafranca encontramos cientos de kilómetros de paredes de piedra en seco, paredones, pasos, caminos, un millar de casetas, cobijos… Para conocer mejor esta técnica es necesario visitar el Museo de la Piedra en Seco. El casco antiguo de la localidad guarda rincones encantadores, que permiten diferenciar la parte antigua de la nueva. Fuera del casco urbano se pueden conocer lugares como el Llosar o la Pobla del Bellestar.

elsports_pueblos_vilafranca_imagen.jpg

QUE VER EN 
VILAFRANCA

Ayuntamiento: Edificio del siglo XIII-XIV con varias salas nobles, en las que destacan los artesonados de madera y los ventanales góticos. Alberga la Oficina de Turismo y el Museo de Vilafranca.

Portal de San Roque (s.XV): Las murallas medievales de Vilafranca tenían cuatro puertas. La única que se conserva es la de San Roque, que facilitaba el acceso al pueblo desde el camino de Benassal. Sobre éste, hay una pequeña capilla dedicada a San Roque.

Hospital de caridad: Edificio medieval construido para dispensar asistencia sanitaria y ayuda a los necesitados, a los pobres y a los peregrinos.

Casa solariega de la familia Brusca: Los Brusca fueron personas nobles, poderosas e influyentes, que ejercieron durante años los cargos más importantes del gobierno local.

Casa de los Peñarroya: Caserón de modesta apariencia externa, con una puerta dovelada en piedra y con el escudo de armas de la familia. Tiene un panel cerámico que recuerda cómo Juan Bautista Peñarroya consiguió la independencia de Vilafranca de las aldeas morellanas.

Casas modernistas: La industria textil es el motivo más importante de que Vilafranca tenga un perímetro urbano sorprendente, con un casco histórico y una parte moderna. A finales del s.XIX y principios del XX, surge una pequeña burguesía local, enriquecida con la industrialización, que se puede ver en diferentes edificios como la Casa de Álvaro Monfort ola de Julio Monfort. También son inmuebles modernistas de gran interés la Farmacia o “El Moderno”.

Antiguo colegio de la Consolación: Primera de las 28 fundaciones en la Península que realizó la reverenda madre sor Juana Tena Gascón. Se fundó en 1901. En 1921, las monjas se trasladan al nuevo Colegio y Convento, hasta que en 1972 se van de Vilafranca y se cierra.

Horno gótico: Edificio que responde a la denominada arquitectura “de conquista”, con una sucesión de arcos diafragma, sobre los que descansa la cubierta de madera. En la actualidad es propiedad de la Cooperativa de Agroturismo Vilatur Coop.

MUSEOS 
VILAFRANCA

Museo de la Piedra en Seco: Ubicado en la Lonja del s. XIV, con arcos ojivales en el muro lateral derecho y pilastras renacentistas en el de la izquierda. El Museo permite al visitante la posibilidad de conocer el mundo de la arquitectura de la piedra en seco, con sus técnicas y sus usos a partir de un recorrido por paneles, maquetas, recreaciones y proyecciones.

Antiguo Ayuntamiento: Edificio de los siglos XIII y XIV. Alberga la Oficina de Turismo, una sala de exposiciones itinerantes y otras dos salas con una colección museográfica de mineralogía y paleontología. También se conserva en el edificio el retablo gótico de la Virgen del Losar, encargado al artista Valentí Montoliu y que se considera una auténtica joya.

EDIFICIOS RELIGIOSOS

Iglesia de Santa María Magdalena, Torre de Conjurar y Museo: Magnífico templo del siglo XVI de estilo plateresco, que combina en perfecta armonía elementos góticos y renacentistas. En la parte trasera existe una torre almenada, que forma un único cuerpo con el resto del edificio y le confiere el peculiar aspecto de fortaleza. En su interior está el Museo Parroquial, en el que se puede admirar una interesante colección de obras de arte.

Santuario de la Virgen del Losar: A 2 km de la localidad. Interesante conjunto arquitectónico formado por la ermita, la hospedería anexa, el porche, las viviendas y los corrales. Santuario construido en el lugar que cuenta la tradición que se encontró la Virgen del Losar.

ERMITAS 
VILAFRANCA

Ermita de San Roque: De principios del s. XVIII. Ermita de esbelta silueta, con un pórtico en la fachada principal, robustos contrafuertes y de una sola nave.

Ermita de Santa Bárbara: De finales del s.XVIII, ejemplo de iglesia de planta de salón reducida al mínimo tamaño, con tres naves a la misma altura y crucero cubierto con cúpula.