top of page

EL PAISAJE DE ELS PORTS CONDICIONADO POR EL TERRIBLE INCENDIO DE 1994

Actualizado: 2 oct 2023

La comarca de Els Ports es naturaleza, una región atravesada por ríos y montañas, poblada por árboles y vegetación de gran interés y en la cual vive una fauna variada, donde la biodiversidad es una de las características más importantes, gracias a la calidad ambiental del territorio.

Desde siempre, las personas que han habitado esta tierra han sido respetuosos con el entorno, el cual les ha proporcionado los instrumentos de trabajo y un modo de vida caracterizado por la explotación sostenible de los recursos naturales. Así, la gente de aquí aprecie y cuida el medio natural, por ser su casa, vida y refugio.

Ahora hace 25 años, la comarca de Els Ports sufrió una terrible catástrofe. Desde tierras de Teruel se produjo un gran incendio que llegó a la zona y asoló 29.144 hectáreas de terreno. Las altas temperaturas de los primeros días de julio, junto con la intensa sequía que había, fueron los factores determinantes para aquel fatal desenlace.

Así, desde Villarluengo (Teruel), el fuego fue avanzando hasta llegar a localidades como Olocau del Rey, a las puertas de Els Ports. Una oleada de solidaridad ciudadana se trasladó hasta allí para evitar que el pueblo prendiera fuego, como así fue en la localidad de Ortells, donde los vecinos y vecinas se refugiaron en el edificio de la iglesia hasta que el fuego pasó de largo dejando varias casas quemadas. La gente de los pueblos vecinos de Zorita, Palanques, Villores, Todolella y Chiva fue evacuada.

Después de diez días de fuego incontrolado, el incendio pudo ser extinguido. Mucha gente de la comarca perdió su medio de vida: las granjas con animales, los terrenos de cultivo y los bosques, teniendo que empezar de nuevo, con determinación y esperanza.

Y de este modo, poco a poco, a lo largo de estas últimas décadas, la naturaleza se ha ido regenerando por los diferentes lugares que sufrieron la catástrofe, dejando la impronta de aquel terrible hecho, que ha configurado parte de nuestros estimados paisajes.

Por eso, hay que advertir a todas aquellas personas que recorren nuestros caminos y sendas para disfrutar de la naturaleza, que sean cívicos y disfruten de ella con respeto, puesto que forma parte de un patrimonio que todos debemos de conservar para que hechos como éste no se vuelven a repetir.







1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page