top of page

LOS MIRADORES MÁS IMPRESIONANTES DESDE DONDE DISFRUTAR DELS PORTS

Actualizado: 2 oct 2023



La comarca dels Ports está formada por centenares de caminos que desentrañan los parajes naturales y permite que sean disfrutados por vecinos, vecinas y visitantes. A pie, con una bici e incluso a caballo pueden ser recorridos. Es una experiencia única, asomarte a un acantilado, respirar fuerte y, con un golpe de suerte, ver fauna como la cabra hispánica o el buitre leonado. Estar al mismo nivel que los parajes, y poder oler y tocar sus árboles son prácticas inolvidables. Sin embargo, observar estos mismos paisajes desde altos miradores puede llegar a ser, más si cabe, una imagen imposible de repetir. En Els Ports hay ventanas míticas hacia los bosques, barrancos y montañas que forman su paisaje, como el mirador de la CV-12 de Morella, un punto que proporciona una vista sobresaliente de la ciudad y que, en fines de semana, se puede observar con las murallas medievales iluminadas de uno de los pueblos más bonitos de España.


Morella.


Este es uno de los míticos miradores, por su limpia vista hacia el objetivo final que es la ciudad. En consonancia a estas características encontramos un mirador con vistas exclusivas de Forcall. Desde la Mola de la Vila se otea no solo esta localidad dels Ports, sino que también puedes llegar a vislumbrar gran parte de su término municipal al estar situado a más de 900 metros. Además, Forcall se descubre durante gran parte del tiempo que se visita la Mola, que es un Paraje Natural Municipal caracterizado por la presencia de cabras montesas y bosques de carrascas. Subir el monte tiene premio cuando se llega a una de sus muelas y se ve, a lo lejos, Forcall y sus construcciones. Al igual que en este pueblo, en Vilafranca también se puede disfrutar de una ruta a pie con premio final de un excelente mirador. Se trata de la ruta hacia el Pla de Mosorro, donde antes de llegar hacia la misma planicie nos encontramos con unas extraordinarias vistas de la localidad. Si se continúa hacia el Pla, allí hay construcciones de piedra en seco que se han señalado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si de Forcall y de Morella hay vistas maravillosas, de La Mata también las hay. Concretamente, desde la Carrasqueta La Guaita, un árbol emblemático de la localidad que ocupa la cima del monte justo enfrente del pueblo. En este caso, ocurre algo parecido a la Mola de Forcall. Subir el monte es una experiencia bonita. Integrarte en el paraje y que te absorba el viento cuando mece las ramas de carrascas y pinos. La subida tiene el premio de las fabulosas vistas, que permiten ver una panorámica de La Mata y parte de la comarca. A diferencia de lo que ocurre con estos tres miradores, para ver la Vallibona se puede coger la Ruta Botánica que rodea al pueblo. Con ella no dejamos de ver una fotografía que se mueve al ritmo que avanzan o retroceden nuestros pies. Es una foto en movimiento que poco a poco cambia de perspectiva, con el ambiente del río Cervol que pasa justo al lado. De hecho, desde el mirador del Cervol también se puede obtener una bonita imagen de la Vallibona, dominada, a lo lejos, por su imperante campanario.

Las fabulosas imágenes de ciertos pueblos como Herbeset, Castell de Cabres, el Boixar, el Ballestar o la Pobla de Benifassà -estos tres últimos pertenecientes a la Tinença de Benifassà- también se pueden capturar conduciendo por las carreteras que unen dichos municipios. Así, entre la carretera de Morella hacia La Sènia se cruzan diferentes ventanas al paisaje con vistas tremendas hacia los mencionados pueblos. También hacia sus montañas, muelas, barrancos o ríos que forman sus términos municipales y, en definitiva, el hábitat de millones de árboles que cubren de un espeso manto verde cada falda de cada monte.


La Pobla de Benifassà.


Castellfort es otro de los municipios que se pueden ver a la distancia. Concretamente desde la Roca Roja, separada de la Roca Parda por la rambla Celumbres. Todo junto forma un Paraje Natural Municipal que incluye a las localidades de Cinctorres y Portell de Morella junto a la de Castellfort, repleto de pinares y carrascales que dan cobijo a cabras hispánicas y multitud de aves como águilas reales o el buitre leonado. En todo caso, son solo algunos de los mejores ejemplos de terrazas naturales para el uso y disfrute de todos los visitantes que se acercan als Ports. Pasear, correr o pedalear por entre los parajes y los paisajes es una sensación indescriptible, pero sentarse en un mirador y capturar con los ojos panorámicas de tan alto calibre son imágenes que se guardan para siempre en el recuerdo.


Rambla Celumbres.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page